La cancillería y la residencia

La cancillería

JPEG - 21.8 KB
Ambassade de France

El terreno de la Embajada de Francia fue adquirido, hacia 1880, por el Sr. Guillermo Stewart, un inglés contratado en calidad de médico militar por Don Carlos Antonio López (Presidente de la República). Su contrato de trabajo fue renovado por el Mariscal López (hijo del anterior). Este médico, que gozaba de la confianza del Mariscal y de Madame Lynch, aprovechó las facilidades de transporte de las cañoneras inglesas, francesas y norteamericanas para desviar importantes sumas de dinero (libras esterlinas) hacia una cuenta que tenía a su nombre en Edimburgo. Hacia fines de la guerra del Paraguay contra la Triple Alianza (Brasil, Argentina y Uruguay, 1865-1870), el Doctor Stewart retornó a Escocia para disfrutar de sus bienes.

Madame Lynch, que volvió a Europa en 1871, quiso recuperar el dinero mediante recibos que Stewart le había dado. Poco antes del proceso y dándose cuenta de que estaba perdido, el médico se declaró insolvente.

Algunos años más tarde, el Sr. Stewart retornó al Paraguay, contratado una vez más por el nuevo gobierno de post-guerra. Entonces adquirió una extensa propiedad de ocho hectáreas, situada entre dos de las principales avenidas de Asunción (España y Artigas). El edificio principal se hallaba entre la calle Juan de Salazar y la avenida Perú. La casa, Villa “Las Golondrinas”, que daba sobre la Avenida España, de estilo catalán, con galerías circundantes, fue construida hacia 1890, para una de sus hijas casada con un inglés. Esta última regresó a Londres poco tiempo después.

A principios del siglo XX, la casa fue alquilada para servir de sede a un colegio francés de señoritas de la alta sociedad, el Colegio “Madame Sevigné”, cuya directora era la Señora Tournier.

En 1925, la casa fue adquirida por el Señor Pedro Marés Inglés, de nacionalidad española, propietario de la librería Klugg y Marés, una de las más grandes del país. Sus cinco hijos tenían la característica común de hablar perfectamente el francés y de enseñarlo en diversos establecimientos escolares. Una de ellos, Dora Marés Lind, recibió del gobierno francés las Palmas Académicas. Ella siempre estaba presente para el izamiento de la bandera el 14 de julio.

Por extraña coincidencia, los últimos ocupantes de esta propiedad tuvieron, sin excepción, vínculos con Francia, su idioma y su cultura.
Texto del Sr. Pedro J. Gamarra Doldán

La residencia de Francia

JPEG - 21.1 KB
La résidence de France - 2004
JPEG - 19.1 KB
La résidence de France - 1965

publié le 11/08/2015

haut de la page