EURO 2016: dispositivo de seguridad

El 25 de mayo de 2016, el ministro de Interior, Bernard Cazeneuve, presentó el dispositivo de seguridad que se implantará durante la EURO 2016 de fútbol en presencia de Patrick Kanner, ministro de Política Urbana, Juventud y Deporte, y Thierry Braillard, secretario de Estado de Deporte.

La EURO 2016 de fútbol se celebrará en Francia del 10 de junio al 10 de julio, en diez ciudades: Lille, Lens, París, Saint-Denis, Lyon, Saint-Etienne, Burdeos, Toulouse, Marsella y Niza. Por primera vez, el campeonato reunirá 24 equipos en 51 partidos. Atraerá a 2,5 millones de espectadores a los estadios, se espera que lleguen varios millones de seguidores a nuestro país, y la EURO debería reunir, en total, 8000 millones de telespectadores en el mundo.

Es por lo tanto un acontecimiento excepcional, que se celebrará en un contexto especial ligado a la amenaza terrorista. En consecuencia, gozará de un nivel de seguridad excepcional, verdadera co-producción del Estado, los organizadores y las ciudades anfitrionas, movilizados todos ellos en aras de unas condiciones de seguridad óptimas. La implicación del Estado: más de 77 000 efectivos del Ministerio de Interior movilizados: 42 000 policías, de ellos 2000 de Seguridad Pública, 5000 de la Policía de Fronteras, 2000 CRS y 10 000 de la Prefectura de Policía de París; 30 000 gendarmes, entre ellos los del GIGN y sus sedes regionales, 52 000 efectivos de protección civil, de ellos 2500 bomberos y 300 artificieros. Una parte de los 10 000 militares de la operación Sentinelle estará especialmente dedicada a la seguridad de la EURO, especialmente en las principales infraestructuras de transporte.

Los agentes estatales no serán los únicos en implicarse en la seguridad de la EURO: habrá 13 000 agentes de seguridad privada desplegados en toda el campeonato, así como 1000 voluntarios de las asociaciones de salvamento. Si lo desean, los alcaldes de las ciudades anfitrionas también podrán movilizar a sus efectivos de policía municipal para completar el dispositivo. En total, son unas 90 000 personas, entre agentes del Estado, de las entidades locales, personal de seguridad privada y voluntarios, quienes se encargarán de la seguridad de la EURO 2016. Los papeles de cada uno se han repartido con claridad y precisión: dentro de los estadios, la seguridad corre a cargo del organizador, la sociedad EURO 2016 SAS.

Los Puestos de Mandos Operacionales (PCO, por sus siglas en francés), situados en el interior de los estadios, son el punto neurálgico de coordinación del servicio de seguridad instaurado en cada encuentro.

En el exterior de los estadios, efectivos de la policía y la gendarmería estarán preposicionados alrededor de los recintos para garantizar el orden público y poder intervenir. La organización y la seguridad de las llamadas «fan zones» (lugares en los que se retransmiten públicamente los partidos del campeonato en pantallas gigantes, en las ciudades anfitrionas), quedan a cargo de las entidades territoriales que las albergan. Las fan zones serán necesariamente lugares cerrados, sujetos a controles de acceso, e instalados en lugares elegidos por las propias entidades, de común acuerdo con los prefectos. Las fuerzas del orden se harán cargo de la protección periférica.

Por último, la seguridad en el interior de los campos base de las selecciones, como la de los hoteles de traslados, corre a cargo de cada selección nacional y del organizador, mientras que de la protección en el exterior se ocupan las fuerzas de seguridad interior. Este dispositivo está diseñado para adelantarse, prevenir y, dado el caso, reaccionar tanto a una amenaza terrorista como a posibles desórdenes o actos violentos por parte de los hooligans. En los dos últimos meses, han tenido lugar cerca de 30 simulacros en territorio nacional para preparar a los policías que actúan sobre el terreno, a las fuerzas de intervención y los servicios de emergencia. Una unidad de análisis de riesgo estará activa 7 días a la semana y 24 horas al día para facilitar, en tiempo real, el estado de las distintas amenazas, en los lugares en los que se celebran los partidos y en el resto de lugares que puedan verse afectados.

Movilización general, reparto preciso del papel de cada uno de los agentes de seguridad, públicos y privados, anticipación para prevenir las amenazas lo máximo posible: se han tomado todas las precauciones para asumir la protección de todo el mundo. Estado, ciudades anfitrionas, organizadores, todos ellos comparten el mismo objetivo: que esta EURO 2016 sea un éxito en términos de seguridad, para que sea un éxito deportivo pleno y sea lo que debe ser: una fiesta.

publié le 01/06/2016

haut de la page